La huelga textil de 1931 en la comarca del Bages y del Berguedà. Una lucha femenina

El libro del compañero Josep Quevedo recoge numerosas informaciones publicadas tanto en medios confederales como en periódicos de la época. A través de estas notas conocemos cómo la inquina hacia la CNT y sus actuaciones era amplia y sus enemigos abarcaban de derecha a izquierda.

quevedo anarcosindicalismo cgt cnt anarquismo

Ese mantra utilizado contra las militantes anarcosindicalistas de ataque a la República burguesa es usado hasta la saciedad. Sin embargo, las trabajadoras de forma mayoritaria se afilian a la CNT.

Para lograr una mejora de las condiciones de trabajo se plantea a la patronal fabril y textil de Cataluña unas bases de trabajo elaboradas en asambleas.

En el análisis de estos artículos y notas de la prensa, Josep Quevedo describe los verdaderos problemas de la época. Esa lucha de los monárquicos por volver al régimen antiguo y los supuestos republicanos que lo único que buscan es el beneficio burgués.

Por otro lado, analiza la organización de la CNT en su lucha por hacer efectivo el comunismo libertario. Por eso se considera que los comités de fábrica eran órganos de gestión que en un momento dado debían asumir la gestión de la empresa cuando llegara el día en que se colectivizara. Este modo de organizar era fruto de los acuerdos de CNT en sus comicios. No buscaban la nacionalización ni intervención del Estado porque como se vio en la guerra “la nacionalización convertía a la empresa en un ente improductivo, muy jerarquizado y, sobre todo, dependiente de los presupuestos Generales del Estado”. Se le acusa a la CNT, por la patronal, de frenar el crecimiento de la industria textil catalana. En los artículos de la prensa afín a la burguesía catalana, incluso prensa tachada de carlista, acusan a la afiliación cenetista de inculta, por proceder en mayoría de tierras del resto de España, y de que sus luchas por la consecución de las 8 horas han imposibilitado el desarrollo de la autonomía catalana.

Otro capítulo que trata el libro es sobre la persecución a la CNT durante los años de la II República son las detenciones tras la huelga general en Barcelona por el motín en La Modelo. Tiroteos, asesinatos de militantes cenetistas, etc. Y siempre el ataque de ERC por atentar contra su catalanismo. Incluso, denunciando que “atacan a la fisonomía moral de Cataluña”, amenaza con derrocar todo este gran edificio de nuestras instituciones para hacernos presos de aquellos países de España donde la miseria y la incultura van degenerando la RAZA. ¿Dónde está el patriotismo de esta gente? ¿Qué Cataluña saldrá de sus manos?

La actitud de la patronal es de desprecio a las bases de trabajo planteadas por CNT, no asistiendo a las reuniones negociadoras e ignorando cualquier tipo de acercamiento de posturas. Por contra, la actividad sindical cenetista sigue en pie con gran participación de mujeres en los mítines y artículos publicados en la prensa Confederal. Destacan Rosario Dulcet, María Santa Eulalia y Nuria Parcerisas.

El conflicto que comenzó en 1931 finalizó en una huelga en el Alt Llobregat en enero de 1932 por los incumplimientos de la patronal. Se acabó convocando por los sindicatos de CNT una Huelga General. Recoge menciones de varios artículos publicados por La Soli y otras publicaciones de distintas tendencias relatando la situación.

Josep Quevedo ofrece varios acuerdos tomados por la Organización y realiza una serie de conclusiones de aquellos hechos y ofrece datos que ha obtenido de su investigación sobre quienes participaron en las negociaciones y cómo se fueron tomando las decisiones. Sólo nos queda agradecer al compañero su trabajo que nos acerca la historia del anarcosindicalismo y la lucha obrera, principalmente en este caso de las mujeres de las fábricas textiles.

Fuente: Charo Arroyo (Rojo y Negro número 359)

Visits: 1246
Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *